Guayabas

Written by admin on febrero 6, 2013

rsz__rp_6821

Las guayabas son  parte de esos ingredientes que amas u odias.

Yo soy del grupo de personas que las aman. Me fascina su aroma, su color , sabor y su textura.

Existen dos tipos de guayaba, la amarilla y la rosa. Ambas, si bien similares en sabor, en apariencia son totalmente distintas y me parece que la guayaba rosa es más perfumada y de sabor un poco más suave, además de mucho más vistosa.

Utilizarla en aderezos, salsas, purés, helados, sorbetes, gelatinas y muchos otras preparaciones es muy común en mi cocina. Por ello decidí crear la mermelada de guayaba con naranja confitada y lavanda. Cuando está en temporada la guayaba rosa, también la incorporo y el resultado final es una mermelada de color muy potente y sabor espectacular. Llegada la época navideña era momento de hacer una mermelada de ponche en el cual, por supuesto agregué también guayaba.

Los beneficios de la guayaba a nivel nutricional también son maravillosos. Destila vitamina C, su cáscara y semillas comestibles son fibra para nuestro organismo y podemos regular su acidez, al utilizarla muy verde funciona en platos más “salados” y al usarla más madura en platos muy dulces.

Aderezo de guayaba:

Ingredientes:

2 cdas de mermelada de guayaba de Sibariana (o de cualquier otra marca que tengas a tu alcance)

1 cdita de vinagre blanco

1 cdita de agua

1/2 cdita de mostaza (la que sea tu preferida)

3 cdas de aceite neutro (Canola de preferencia) * ver nota

sal y pimienta al gusto

Procedimiento:

1. En un tazón o frasco con tapa coloca la mermelada y disuélvela con el vinagre y el agua.

2. Añade la mostaza y con la ayuda de un tenedor bate, incorporando el aceite poco a poco, sigue batiendo hasta que todo esté unido y no puedas ver las fases de los diferentes ingredientes. Si estás usando un frasco con tapa, añade todos los ingredientes, tapa y agita vigorosamente hasta que notes que los ingredientes están perfectamente incorporados.

NOTA: yo utilizo aceite neutro, pues me parece que el aceite de oliva puede ser muy dominante y opacar el sabor de la mermelada, pero si prefieres probar con aceite de oliva, estás en tu cocina, por lo tanto, tú mandas.

Dobla la receta la cantidad de veces que sea necesaria, dependiendo de la cantidad de ensalada en la que vayas a servirla. Este aderezo va perfecto con ensaladas con lechugas de sabor fuerte (sangría, frisée, escarola) y arúgula o endivias, ya que es un aderezo ligeramente dulce. Añade también queso de cabra y unas nueces caramelizadas o nuez de la india saladita.

Sirve o refrigera.